Transmedia: el arte de producir contenidos

La primera pregunta que puede surgir al leer el título puede ser, ¿qué es el transmedia? No es otra cosa que una forma de narración cuyo contenido es apto (o pensado) para varios soportes (por ejemplo, el ebook, Tablet, smarthphone, videojuego, etc.).

El objetivo del transmedia es convertir un contenido en algo universal que pueda ser leído en multitud de soportes o que pueda ser un elemento susceptible de ser presentado en diversos formatos. (Por ejemplo, los libros de Harry Potter, es un contenido transmedia porque, además de en libro, ha podido ser convertido en videojuegos, películas, etc). Otro ejemplo que vemos a diario son las películas. Cómo a veces de una novela gráfica, un comic o un libro se construye todo un contenido relacionado con esa primera publicación, como BSO, juegos, videojuegos, cartas y un sinfín de productos que giran en torno a las bases esenciales de un contenido.

El concepto transmedia puede adaptarse a multitud de sectores y puede llegar a ser, y es ya, muy interesante. Con la democratización del acceso a los medios y el cambio que se está produciendo a la hora de consumir contenidos, es esencial conocer la posibilidad que tus contenidos pueden viajar más allá de un blog o de una web. Para que una historia se transforme en transmedia, sobre todo, debes pensar en un contenido que involucre al público en un amplio abanico de formas. Para ello hay que saber a qué público se quiere llegar y poner en marcha una estrategia que haga llegar tu contenido a ellos. Hoy en día las redes sociales, por ejemplo, se han convertido en un canal de difusión muy potente. Además de ofrecer un ámbito para la conversación, nos permite compartir copias (retuits, adjuntos, compartir informaciones del muro, etc.). Eso se traduce en una viralidad de grado 1, es decir, una viralidad directa y que es considerada como las más efectiva.

 Cultura mainstream > Cultura de participación >Transmedia

En torno a un producto, a veces, surge lo que se conoce como la Cultura mainstream. Esta no es otra cosa sino la cultura de la comunidad, y es aceptada por una amplia mayoría social o suele ocupa una gran superficie. En ocasiones la cultura o un contenido genera a su alrededor una comunidad que consume un producto, que actúa y que hace cosas con el producto. Pero para generar toda esa comunidad debemos tener un producto atractivo, universal, que rompa fronteras y no se limite únicamente a un formato rígido.

No se trata de hacer una obra singular. En transmedia el objetivo es producir universos de ficción, y esos universos ya no son cronológicos, sino cartográficos. Se piensa en un campo de ficción mucho más grande que las ficciones lineales. Pensemos en cómo, por ejemplo, Marvel ha sabido crear un universo en torno a sus superhéroes para crear toda una geografía de villanos, ciudades, héroes y heroínas que responde a una estrategia bien formulada y que ha generado una gran cantidad de productos (desde los comics, pasando por las películas, bandas sonoras, vasos, figuras, etc.) Eso es transmedia. ¿Interesante, no?

En los siguientes artículos iremos presentando algunas características del amplio universo transmedia y cómo podemos aplicarlo a nuestros blogs, webs y negocios.

Transmedia: el arte de producir contenidos por Iván Heredia Urzáiz, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International Licencia.

You may also like...

1 Response

  1. 20/05/2013

    [...] que tengamos ése universo podrá ser más o menos amplio. La verdad es que a la hora de iniciar un proyecto transmedia es necesario pensar, y mucho, en los recursos (materiales y económicos) que poseemos. Por un lado, [...]

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: